Radio Yaravi

Se cumplen 17 años del gran sismo de 2001

Terremoto dejó 35 mil 601 viviendas afectadas y 17 mil 584 viviendas destruidas.
No se pudo cargar

Habían pasado solo 3 minutos del inicio del partido Huracán vs Atlético Universitario en la ciudad de Arequipa, cuando el jugador del primer equipo, Marcos Sánchez, metió gol. El árbitro, Víctor Hugo Rivera, se acercaba al centro del campo deportivo para reiniciar el juego cuando escuchó gritos en las tribunas, levantó la vista y observó a personas desesperadas saltando desde lo alto de las graderías hacia el área de juego, un fuerte terremoto llenó de pánico a todos.

Rivera al principio no supo lo que sucedía. “La gente lloraba, se arrodillaba y le rezaba a la virgencita de Chapi, entonces me di cuenta del terremoto”, narró a Correo 14 años después de lo ocurrido.

Recordó cómo la gente se le acercaba para preguntar si el juego se suspendía. Ahora eso le da risa, pues no deja de ser contradictorio pensar en los que se desesperaron por salir del recinto deportivo, y los hinchas, que no querían dejar de ver el partido que por supuesto se suspendió.

SUCESO. Eran las 15:33 horas del sábado 23 de junio del 2001 cuando el terremoto de 6.9 grados en la escala de Richter y magnitud de 8.4 sacudió a Arequipa. Fue considerado el sismo más grande de los últimos 25 años.

Según el informe consolidado del Centro Nacional de Datos del Instituto Geofísico del Perú, el epicentro del movimiento fue a 82 kilómetros de Ocoña (Camaná). Por lo mismo, las localidades más afectadas fueron Ocoña, Camaná, Mollendo y Arequipa, región Ayacucho, Moquegua y Tacna. 74 personas murieron (según INDECI) , 26 de ellas en el tsunami de grado nueve que ocurrió 90 minutos después del sismo y que afectó a Ocoña, Camaná, Quilca y Matarani, Solo en Camaná las olas penetraron más de un kilómetro causando destrucción y muerte. Las casas de playa de los balnearios costeros fueron destruidas por el agua. Fue la primera vez que un fenómeno como este golpeaba de tal mane a estas localidades.

CATEDRAL. Para triste recordación de este momento, la imagen que dio la vuelta al mundo fue captada el preciso instante en que las torres de la Catedral se desmoronaban por la fuerza del movimiento. Fernando Choquecota Condori, lo recuerda muy bien. Fotógrafo de profesión, pasa los días en la Plaza de Armas tomando vistas de los visitantes cuando ocurrió el sismo. Miró a su alrededor y notó como el agua de la pileta se agitaba, al fondo un primer bloque de la torre lateral izquierda (Santa Catalina) advertía lo inevitable, su desplome. “Un amigo me dijo que tome la foto, porque yo aún no reaccionaba. Empecé a hacerlo y de pronto algunos peatones se arrodillaron y comenzaron a rezar”, nos contó.

El fotógrafo de Arequipa no vio las imágenes sino hasta el día siguiente, cuando las reveló. “Pensé que no habían salido bien, por el movimiento que había, pero salieron muy bien, porque se ve todo”, recordó.

La cámara captó la triste imagen; las torres cayendo (una de ellas en su totalidad), las palomas volando y el polvo. Otras iglesias, como la de Santa Marta también resultaron dañadas. Esta no ha podido ser reparada hasta hoy.

Entre los inmuebles afectados también estuvo el edifico de 12 pisos de la Beneficencia Pública de Arequipa, pues se desprendieron los estuques y las ventanas quedaron sin vidrios.

Las torres de la excárcel de Siglo XX también se desplomaron y hasta la fecha siguen destruidas. Muchas viviendas de sillar en las calles Rivero, Ayacucho, Bolognesi y distritos de Cayma, Yanahuara Cerro Colorado, colapsaron.

Incluso el puente Grau sufrió una rajadura en su extremo izquierdo. Los hospitales Goyeneche y Honorio Delgado sufrieron fisuras de diferentes longitudes. También hubo daños en edificios de la Universidad Nacional de San Agustín en Ingenierías y Sociales.

Correo

Coméntanos