Radio Yaravi

Pobladores de Pinchollo piden ayuda de las autoridades tras sismos en Caylloma

Alcalde de Pinchollo, Claudio Humire: “estamos aislados”
No se pudo cargar

Pese a que el Centro Poblado de Pinchollo fue uno de los epicentros de los múltiples sismos registrados en la provincia de Caylloma, la ayuda humanitaria aún no llega a la zona.

Según informó el alcalde, Claudio Humire, todas las localidades a excepción de la suya recibieron camionetas con recursos para una emergencia. Señaló que pese a estar cerca a los demás centros poblados, no recibieron nada.

“Es muy lamentable, no sabemos a quién quejarnos, estamos incomunicados por la pista Cruz del Condor e igualmente ayer no tuvimos comunicación por los teléfonos, no hay ningún tipo de ayuda”, expresó la autoridad.

Informó que en Pincholllo son cerca de 500 pobladores de los cuales estima que todos resultaron afectados. De igual forma, el sismo afectó sus andenes, regadíos y muchos de sus ganados fueron aplastados por las rocas. Las vías que conectan algunos tramos se levantaron hasta en dos metros, impidiendo el paso de cualquier vehículo.

“Quisiéramos que vengan aquí el Coer y verifique si es real o mentira lo que decimos. ¿Qué quiere el Coer, que este pueblo desaparezca?”, exclamó.

Cabe señalar que la jefa del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (Coer), Bárbara Cuadros Quihue, manifestó que solo se podría llegar por el momento hasta Maca. Esto hasta que se logre rehabilitar la carretera que va hacia Pinchollo y luego hasta Cabanaconde.

Asimismo, el burgomaestre lamentó que el Gobierno Regional de Arequipa no muestre interés en ayudar a la comunidad desde hace años.

“En estos últimos cuatro años estamos olvidados, a quien debemos quejarnos para que nos puedan escuchar, no es posible que nos traten de esta manera y den información de lo que no es verdad”, reclamó Claudio Humire.

Finalmente, informó que necesitan al menos 200 carpas, 200 canastas familiaares, herramientas para la limpieza de los canales, maquinaria completa, abrigos y frazadas.

Coméntanos