Radio Yaravi

Madre dona riñón a su hija y le salva la vida: "No lo dude ni un segundo"

El caso de donante vivo se da después de 20 años en Arequipa.
No se pudo cargar

Foto La República

Cuando María Enríquez Condori,  se enteró que su hija de 15 años sufría de insuficiente renal, y que necesitaba un trasplante de riñón, no lo dudó ni un segundo. Y es que esta madre decidió ser quien nuevamente le dé vida a la que un día cargo en brazos. 

La progenitora de 33 años, recibió esta amarga noticia hace 9 meses y desde ese momento mantuvo la misma decisión, ser ella  quien done el órgano a su primogénita.  Tras varias pruebas realizadas en el Hospital Carlos Seguin Escobedo, ambas, gozan de una operación exitosa. Además de convertiste en la  intervención con donante vivo, luego de 20 años en la ciudad de Arequipa.

Pero, ¿cómo empezó a escribirse esta historia? La mayor de las hijas de María, vivía una vida normal hasta los 14  años, por una serie de malestares se realizó algunos exámenes, lamentablemente los médicos le diagnosticaron una enfermedad que comprometía su sistema endocrino. Desde esa fecha,  ambas asistían al médico para que le realicen una diálisis peritoneal, que consistía en eliminar líquidos y electrólitos, dicho procedimiento lo realizaba cuatro veces al día.

Pese a ello, se necesitaba un trasplante del órgano renal, y María seguía con la determinación de ser ella la donante. Tras someterse a todas la pruebas, quedó apta para la intervención, y hace tan solo cinco días se llevó acabo la operación.

Hoy, María Enríquez, no puede ocultar su felicidad tras darle a su hija una vida como las demás niñas de su colegio. Tanto ella como la menor se encuentran estables, en unos días la menor será dada de alta. 

Raúl Hinojosa Cornejo, coordinador de la unidad de trasplante renal de EsSalud, cuenta que luego de 20 años realizan en Arequipa una intervención con donante vivo.

El médico explicó que era objetivo hacerlo en su mayoría con donantes cadavéricos, pero el largo tiempo que tienen que aguardar los pacientes, hace de la espera una agonía. Incluso varios casos concluyen con la muerte del enfermo antes de encontrar un donador.

 

Coméntanos