Radio Yaravi

Expositor de PERUMIN califica de extorsionadores y esclavos a manifestantes del Valle de Tambo

El expolicía señaló que la función de los "espartambos" es generar muertos y violencia.
No se pudo cargar

No se guardó nada. En la ponencia de “Conflictos sociales u organizaciones criminales”, dirigida por Sandro Espinoza Flores, un expolicía que tiene una de las principales empresas de seguridad del país Police Security, calificó duramente a la población del Valle de Tambo con calificativos desde extorsionadores hasta esclavos que trabajan por 50 soles.

Espinoza en su exposición de más de 40 minutos señaló que el principal líder y estratega del conflicto Tía María, es Julio Meza Idme, que controla a su manera a los pobladores y demás dirigentes de la provincia de Islay.

“Julio Meza solo tiene segundo de secundaria, antes de ser un dirigente de conflictos sociales se dedicaba al abigeato y también robaba zapallos en las chacras, ese es su lider”, dijo.

Según el Director de Police Security, detrás de las movilizaciones en contra del proyecto Tía María, existen “operadores logísticos perversos” como Percy Paco Jaramillo, Pablo Choquehuanca, Jesús Cornejo Reynoso que tienen intereses propios aprovechando que son los principales arroceros del Valle de Tambo.

En su discurso mencionó que su principal interés de los “opositores perversos” es que el proyecto Southern Perú no se inicie porque contratan a “esclavos” a quienes les pagan de 50 a 70 soles sin ningún beneficio para que trabajen en sus chacras, pero de iniciarse el proyecto estos dejarían de trabajar para ellos.

“Tienen miedo porque si la mina se activa generará 6 mil puestos de trabajo y se quedarán sin esclavos, es por eso su interés de que la mina no empiece”, agregó.

Por otro lado también mencionó al actual alcalde del distrito de Cocachacra, Julio Cornejo ganó las elecciones por el financiamiento de los principales arroceros del Valle.  

LOS ESPARTAMBOS

Sandro Espinoza, señaló que los “Los espartambos” son los que siembran terror en el Valle y no serían de Arequipa, sino de Juliaca y cumplen una labor especifica de agredir a los policías para iniciar la violencia y generar muertos y de esta manera paralizar el proyecto minero.

“Su función es generar los muertos, generar violencia y hacerles pisar el palito a la policía”, finalizó.

Coméntanos