Radio Yaravi

El adiós del “Torito”: el último charango de Arequipa

Angel Mariano Muñoz falleció hoy a los 89 años en su natal Yanahuara
No se pudo cargar

Angel Mariano Muñoz, representa la resistencia de esa Arequipa que no queremos dejar en el pasado. Desde niño tocaba bien el charango, se entregó a la música, como los campesinos entregan sus manos a la tierra. “El torito”, quien dejó la tierra volcánica hoy, es el último integrante del Trió Yanahuara. ¿Es la muerte el fin la música?

Nadie le enseño a tocar el Charango, aprendió sólo por puro gusto. De niño, venciendo todos sus miedos salió al frente de su escuelita de Yanahuara e hizo vibrar las cuerdas de su instrumento y los corazones de sus compañeros. Supo entonces, que la música guiaría su vida. Su madre, Toribia Alpaca Palomino, fue la responsable de que ame la música, su sensibilidad con este arte conmovieron al “torito”.

Cuando era tan solo un muchacho conoce a Isaac Rodríguez, un celebre constructor de instrumentos, con quien se enrumba hacia Bolivia para ayudarle a vender sus productos. “El torito”, no era un hombre de riqueza; era agricultor y ganadero como su padre, don Francisco Muñoz Aguirre, de quien aprendió que la pobreza es mejor con música.

La soledad calmada de su finca, le enseñó que se habla mejor con canciones. Cuando estuvo en La Paz, se presentó a un concurso musical y ganó el primer puesto. Las personas aglomeradas en el Estadio Paceño, le dieron el valor para quedarse tres años en Bolivia, donde empezó a desarrollarse profesionalmente.

Lejos del terruño, participa en “Radio Abaroa” junto a un charanguista de apellido Masías. Nutrido de experiencia decide formar el trió “Los Ponchos Negros”, junto a dos guitarristas bolivianos, con quienes realizó giras por todo Bolivia. Extrañando su tierra, regresa al Perú y graba sus primeros discos; “Caminito: Yanahuara”, la marinera “La Sureña” y la pampeña “Arequipeñita”.

“Él siempre hablaba de su Arequipa y su charango, nunca dejó de tocar. Era el despertador de la casa en las madrugadas. Antes de partir dejó un poema con su voz que se titula “Te dejo mi recuerdo Arequipa”, quizá anticipando su adiós”, explica Cesar Vazquez, esposo de Marena, la hija del “Torito”.

Le decían “El Torito”, por ser el menor. Víctor, su hermano mayor era “El Toro”. Pequeño y noble como era, llegó a pertenecer al “Trío Yanahuara” y el “Conjunto de Cuerdas de Arequipa”. Incluso toco al lado de grandes guitarristas peruanos de la talla de Raúl García Zárate, Rafael Amaranto y Félix Valdivia Cano.

“Su salud estaba deteriorada, sabíamos que iba a partir. Querían hacerle un reconocimiento en su casa de Yanahuara, pero ya estaba muy mal”, dijo la sobrina de don Angel, Elizabeth Alpaca.

Daniel Serpa y Pedro Pablo Llosa, se le adelantaron, pero cada vez que Angel Muñoz los recordaba esbozaba una sonrisa. Ahora, los tres tocaran para la dicha del cielo. 89 años fueron suficientes para que la muerte decidiera llevar al “torito”, merecedor de la Medalla y Diploma de Patrimonio Cultural de Arequipa de la Municipalidad Provincial, reconocimiento de “Personalidad Meritoria de la Cultura Peruana” por el Instituto Nacional de Cultura, la Medalla de oro de la Ciudad de Arequipa, y muchos otros.

“Ojala se acuerden de mí”, dijo Angel Muñoz, en una entrevista hecha por Carlos Cahuana, locutor de Sobre la chamba la piedra, de Radio Yaraví. Esas palabras eran su deseo ante su eterna ausencia física, que hoy a las 10:00 de la mañana se materializó. Su música es melancólica y calma, similar a la muerte que acaba con el escaso legado cultural que tenemos en Arequipa.

Su cuerpo será velado mañana en el local del Cafae Valatorio (los Cóndores 222), a partir de las 8:00 h.

Coméntanos