Radio Yaravi

Ventajas del factoring en tiempos de campañas navideñas

Llega la Navidad y con ello una oportunidad muy grande de inversión para las Pymes
No se pudo cargar

Llega la Navidad y con ello una oportunidad muy grande de inversión para las Pymes. Sin embargo, también muchos con pagos por efectuar: sueldos, proveedores, deudas, gratificaciones de diciembre y más. Y aunque, luego de los meses de confinamiento por la pandemia del COVID 19, la reactivación económica en el país se está dando de forma gradual, aún pone en riesgo la liquidez inmediata de muchas empresas. Por ello, es importante que toda compañía, por más pequeña que esta sea, conozca las diferentes herramientas que existen para revertir esta situación y mejorar su flujo de caja, sobre todo en estas épocas de celebraciones. Una de ellas, el factoring electrónico.

El Factoring es un mecanismo de financiación que le permite a una empresa obtener liquidez inmediata mediante el adelanto de cobros de factura. Este procedimiento consiste en que una empresa venda sus cuentas por cobrar o facturas a una entidad financiera y así obtener liquidez inmediata. De esta manera, evita esperar 30, 60, 90 o más días a que un cliente pague.

Entre otras cosas, esta alternativa ayudará a los negocios a cumplir con sus obligaciones y desarrollar sus operaciones de forma eficaz, incluyendo el pago de proveedores, trabajadores, gratificaciones y demás. Por si fuera poco, el factoring también puede resultar muy útil si lo que se quiere es obtener capital de trabajo para invertirlo en mercadería extra.

En otras palabras, el factoring puede ser la solución rápida y fiable que le permite, a toda empresa con problemas de flujo de caja, mantenerse encaminada hacia una buena dirección.

Ventajas del factoring para campaña navideña:

Agilidad:

En diferentes ciudades del Perú se están abriendo diversas ferias navideñas y muchas empresas necesitarán de dinero, solicitar un préstamo es un proceso lento y muy riguroso, se podría pasar meses sin conseguir resultados exitosos. Por el contrario, el factoring es un proceso rápido por el cual se puede obtener liquidez en cuestión de horas. No se necesitan declaraciones de impuestos, estados financieros, planes de negocios o proyecciones; el único requisito fundamental es vender a crédito. En este contexto, la agilidad es clave para la subsistencia de un negocio, sobre todo en épocas de campaña navideña, por eso este atributo del factoring es tan valorado.

Flujo de caja:

La insuficiencia de capital es una de las principales razones por la que las pequeñas y medianas empresas (pymes) fracasan. Por ello, es imprescindible que todo negocio cuente con liquidez a la mano. Gracias al factoraje, tan pronto como se facturan nuevos pedidos, una compañía puede disponer de liquidez en su cuenta bancaria. Esto le permitirá aprovechar oportunidades de expansión para las cuales se necesita un flujo de caja continuo.

Bajos costos:

El factoring cubre menores tasas de interés en comparación con otras alternativas de financiación empresarial.

Reducción del ciclo de conversión de efectivo:

Otra de las ventajas del factoring es la reducción del ciclo de conversión de efectivo. Es decir, una empresa ya no tendría que esperar días a que un cliente le pague, sino que, a través de este mecanismo, obtendrá el dinero de manera rápida y sencilla.

Coméntanos